Introducción al Evangelio de Lucas


ESCRITOR

El escritor del tercer Evangelio también escribió el libro de Hechos, y dirigió su mensaje a la misma persona: Teófilo o “amigo de Dios”, de quien nosotros conocemos poco o nada. (Compara Lucas 1.3 con hechos 1:1). En Colosenses 4:14 Lucas es llamado “el médico amado” y en Filemón un “colaborador” del Apóstol Pablo. En II de Timoteo encontramos que cuando el Apóstol Pablo estaba prisionero en Roma y fue abandonado por los demás, Lucas permaneció con él y le siguió fielmente (II Timoteo 4:11). Podemos ver también en Hechos 16:10 que Lucas junto con Pablo a Troas en su segundo viaje misionero. El cambio en la narración, de “ellos” a “nosotros” revela que el escritor estaba en compañía de Pablo. En Colosenses 4:11 Pablo menciona a “unos de la circuncisión.” Aquí encontramos los nombres de tres gentiles, y en el versículo 14, aparece el nombre de Lucas incluido con ellos.

Lucas es el único escritor en la Biblia que era gentil y escribe con la finalidad de hacer un llamado a los griegos. Ya que él era gentil, dirigió su Evangelio a los gentiles y fue usado como un instrumento para escribir el libro de los Hechos (volviéndose a los gentiles con el Evangelio, después de que los Judíos rechazaron a Jesús como su Mesías). Mira el prefacio de su Evangelio (Lucas 1:1-4): Lucas sabía que otros habían escrito ya acerca de Jesús, pero él, sintiéndose guiado a hacerlo también, y después de haber realizado una investigación cuidadosa, quiso dejar asentado el orden y la narración de los Hechos del Evangelio, usando el material y los reportes de los testigos visuales que poseía.

¿CUÁNDO SE ESCRIBIÓ?

Cuando Lucas era compañero de Pablo. Posiblemente realizó sus escritos durante el tiempo en que Pablo estaba en prisión. Una fecha aproximada es el año 63 D.C., esta es la fecha más aceptada.

¿PARA QUIÉNES FUE ESCRITO?

Lucas presenta a Jesús como “El Hijo del Hombre”, ya que los griegos andaban en busca del “hombre ideal.” Por mucho tiempo los griegos mantuvieron la esperanza de encontrar al hombre prefecto entre los seres humanos. Lucas presenta a Jesús en su verdadera humanidad, como “El Hijo del Hombre”, como el único hombre perfecto. Los griegos creaban sus dioses a semejanza de los hombres; para ellos el hombre era mayor que todas las cosas físicas, mayor que los imperios, incluso mayor que el mundo mismo. A través de su cultura buscaron la realización del hombre, como su máxima meta. Lucas presenta a Jesús como el hombre perfecto, como el “Hijo del Hombre” que viene a salvar a los hombres imperfectos – cuyas vidas están marcadas por el pecado- para que alcáncenla máxima realización posible en la vida. Lucas 9:10: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

Las personas más importantes en la historia, en los días de Jesús, fueron: 1) los romanos, quienes tenían a cargo el poder gubernamental, 2) los judíos, por su educación religiosa y 3) los griegos, por su idealismo cultural, literatura y artes: Marcos escribió para los romanos, Mateo para los judíos y Lucas para los griegos.

PALABRA CLAVE

El término “Hijo del Hombre” es una frase muy importante y familiar en el Evangelio de Lucas. Es la que nos da la clave del libro. Lucas 19:10 podría ser el versículo clave: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

CARACTERÍSTICAS DISTINTIVAS

El escrito de Lucas es más clásico que los otros, y el mayor valor literario de los Evangelios. Esto llamaba la atención de los griegos, que tenían una gran cultura y amor por la retórica y la filosofía. Este Evangelio ha sido descrito como “la más bella historia jamás escrita.” La inspiración no destruye la individualidad. Las características diferentes que encontramos en la presentación del mensaje de cada Evangelio, revelan el propósito de cada uno de ellos.

En el evangelio de Lucas vemos el retrato de Jesús en su verdadera humanidad, como “El Hijo del Hombre.” Lucas acentúa la humanidad de Jesús trazando su genealogía desde Adán. Aquí encontramos al bebé y al jovencito de doce años en el templo, que va creciendo en sabiduría y en estatura. Lucas dice más acerca de las oraciones de Jesús que los demás. Capítulo 3:21; 6:12-13; 9:18-29; 22:32, aquí se habla de la oración como una expresión humana de dependencia hacia Dios. La hombría perfecta de Jesús es también expuesta. Al presentar a Jesús como el Salvador de la humanidad se enfatiza que Jesús es: la “Luz que alumbra a los gentiles” (Lucas 2:32); “toda carne verá la salvación de Dios” (3:6), y el arrepentimiento y la remisión de los pecados serán predicados “a todas las naciones” (Lucas 1:77; 3:3; 24:47).

Solo Lucas escribe las parábolas de Los dos Deudores, El buen Samaritano, La Oveja Perdida, La Moneda Perdida y el Hijo Pródigo, el Hombre Rico y Lázaro, el Fariseo y el publicano, y cinco parábolas más. Lucas registra el Milagro de los Diez Leprosos, La Pesca Milagrosa, y cuatro milagros más. La manera peculiar en que Lucas escribe entre los capítulos 9:51 al 18:14, es conocida como “El camino de Jesús hacia Jerusalén” cap. 9:51. Fíjate como empieza el 9:51. Aquí encontramos un tesoro de refranes invaluables, parábolas y eventos no registrados por los otros tres escritores del Evangelio.

SEMINARIO BÍBLICO AFE-DERECHOS RESERVADOS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...