Introducción al Evangelio de Juan


ESCRITOR

El escritor del cuarto Evangelio es conocido como “el discípulo a quien amaba Jesús…quien estas cosas” (Juan 21:20, 24). El es identificado como el discípulo amado y se refiere a sí mismo anónimamente muchas veces (13:23; 18:15, 16; 19:26, 27). De todos los discípulos, parece ser que Juan no sólo era el que estaba más cerca del corazón de Jesús, sino que posiblemente tenía la amistad más íntima con el Hijo de Dios. Al estudiar los hechos y situaciones de nuestro Señor y sus discípulos, nos damos cuenta que entre ellos, Jesús tenía un “círculo interno”; compañeros que experimentaron cosas más íntimas y experiencias inusuales, como por ejemplo: la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración y el Getsemaní. Estos apóstoles del “círculo interno” fueron Pedro, Santiago y Juan.

El nombre “Juan” significa “el regalo de Jehová”. Hay cuatro personas diferentes que comparten este nombre en el Nuevo Testamento. Debemos tener cuidado de diferenciarlos. Ellos son:

A. Juan el Bautista (Mateo 3:4; 11:11)
B. Juan el Apóstol (Marcos 1:19-20; Mateo 10:29)
C. Juan Marcos (Hechos 12: 12, 25; 15:37)
D. Juan del Tribunal Judío (Hechos 4:6)

El escritor del cuarto Evangelio fue un pescador (Marcos 1:19-20; Mateo 4:21). El se convirtió en discípulo de Juan el Bautista y luego siguió a Jesús (Juan 1:37-40); contestó su llamado al servicio y fue elegido como uno de sus doce apóstoles, Mateo 10:2.

Juan escribió el Evangelio que lleva su nombre, por inspiración divina; también escribió tres epístolas y el libro de Apocalipsis. El nombre de su padre era Zebedeo (Mateo 10:2; Marcos 1:19-20) y el nombre de su madre Salomé (compara Mateo 27:56 con Marcos 15:40-41 y 16:1).

Juan fue el último de los apóstoles en morir, y sabemos que vivió hasta el año 98 D.C. Estuvo prisionero en la Isla de Patmos (Apocalipsis 1:9). Juan era llamado “hijo del trueno” (Marcos 3:17); este nombre nos da entender cómo era su temperamento y su naturaleza, pero por su íntima asociación con el Señor Jesús, su vida fue transformada, y llegó a ser un hombre lleno de entusiasmo y del amor de Cristo.

¿CUÁNDO FUE ESCRITO?

El carácter y madurez del Evangelio de Juan - que va más allá de la que poseen los Evangelios sinópticos- evidencia que hubo un lapso de tiempo entre la historia cristiana y los escritos de los Evangelios sinópticos, y el evangelio de Juan. Parece ser que los Evangelios sinópticos y la mayoría de los libros del Nuevo Testamento ya habían sido escritos. Los doce discípulos originales estaban ya muertos, y el Evangelio de Juan enfatiza la verdad a la segunda generación de cristianos. De acuerdo con fuentes confiables, Juan pasó sus últimos años en Éfeso; no hay duda de que este Evangelio fue escrito allí. Esto daría una fecha aproximada al
año 90 D.C.

EL PROPÓSITO Y MENSAJE DEL LIBRO

El propósito del Evangelio de Juan es asentar la divinidad de Jesucristo. Esto se establece claramente en el capítulo 20:31. “Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.”

En este Evangelio se declara que Jesús es “el Hijo de Dios.” Se presentan hechos y testigos para establecer la Deidad del señor Jesucristo.

A. Testimonio del propio Cristo (de su Deidad): 3:13, 17-18; 4:25-26; 5:17-30; 6:35-38; 7:28-29, 37-39; 8:42-58; 9:35-38; 10:15-18, 29, 33; 14:6-13,20; 17:5 y otros.

B. Testimonio de Sus señales: (1) convirtió el agua en vino, 2:1-11, (2) sanó al hijo de un noble, 4:46-54, (3) sanidad de paralítico, 5:1-18, (4) alimentación de los cinco mil, 6:6-13, (5) caminó sobre el mar, 6;16-21, (6) abrió ojos ciegos, 9:1-7, (7) resucitó a Lázaro, 11:1-45.

C. El testimonio de los siete “Yo soy”: (1) Yo soy el pan de vida, 6:35, (2) Yo soy la luz del mundo, 8:12; 9:5, (3) Yo soy la puerta, 10: 7-9, (4) Yo soy el buen pastor, 10:11, (5) Yo soy la resurrección y la vida, 11:25, (6) Yo soy el camino, la verdad y la vida, 14:6, (7) Yo soy el vino, 15:1.

D. El testimonio de siete hombres: (1) Juan el bautista, 1:36, (2) Natanael, 1:49, (3) Pedro, 6:69, (4) El mismo Cristo, 10:36, (5) Marta, 11:27, (6) Tomás, 20:28, (7) Juan, 20:31.

E. El testimonio de su conocimiento: Pedro declaró (21:17) “Tú lo sabes todo.” El no necesitaba información de ningún hombre (1:42,47; 3:10; 4;17-19; 5:6; 6:26; 13:11-17).

F. El testimonio del Padre: 5:37; 6:27; 12:28-30.

PALABRAS CLAVES

La palabra clave, usada con mayor frecuencia en el Evangelio de Juan es “creer.” Aparece unas 98 veces. Jesús les hizo ver a los hombres, que sólo Él podía restaurar la amistad entre el ser humano y Dios Padre. Esperaba de ellos una respuesta, al hacerles ver que solo “creyendo” en Él podrían obtener la vida. Por eso, es fácil entender por qué usó tantas palabras que son sinónimas, tales como: “recibir” (1:12), “beber” (4:14), “venir” (6:35), “comer” (6:51), y “entrar” (10:9). Otras palabras importantes que "hacen eco” en el libro son: “fe”, “luz”, “vida” y “amor.” Estas palabras indican el énfasis que tiene el libro de Juan.

CARACTERÍSTICAS

El evangelio de Juan no nos brinda un registro genealógico, tal y como lo hacen Mateo y Lucas, pero sí la declaración asombrosa de que Cristo ya vivía antes de nacer en la Tierra, y que existía “desde el principio” con Dios (1:1-2). Cuando Cristo – la palabra eterna- vino a este mundo, Su encarnación lo reveló como Dios encarnado. (1:14). El era co-igual y co-existente con el Padre. Este evangelio es más profundo que los otros tres, y cada uno de sus discípulos presenta la deidad de Jesucristo.

Omisiones: En Juan no hay ningún registro de la infancia de Jesús, ni de Su tentación, Su transfiguración, o el nombramiento de Sus discípulos; no hay parábolas, y no se habla de la Ascensión ni de la Gran Comisión.
Los títulos dados a Cristo en el Evangelio de Juan no son significativos: “Palabra de Dios” (1:1, 14), el “Unigénito del Padre” (1:14), “Cordero de Dios” (1:29, 36), el “Mesías” (1:41), el “Rey de Israel” (1:49), el “Salvador del Mundo” (4:42), el “Hijo de Dios” (10.36).

SEMINARIO BÍBLICO AFE-DERECHOS RESERVADOS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...